Newsletter subscribe

Predicaciones, Recursos

Una marca, un pacto – Walter Luna

Posted: julio 27, 2017 a las 12:51 pm   /   by   /   comments (0)

Josué  5:1
Lo que hacemos desde nuestro lugar también es relevante; es en la
fidelidad donde Dios te lleva a más y te promueve a cosas mayores.
La generación de Josué también vivió milagros muy significativos, y con
todo el proceso de esta generación que se levantaba para tomar la tierra
prometida, era importante que tuvieran una marca (la circuncisión) para no
olvidarse que su primer pacto estaba en la intimidad, donde nadie los veía,
en lo secreto. Su lugar de identidad y comunión era con Dios. Este pacto
era importante porque la generación anterior no logró tomar la tierra
prometida por su profunda terquedad, rebeldía e incredulidad y perdieron
el privilegio; pero a la nueva generación Dios no le permitió tomar la tierra
sin antes hacer un pacto con Él. Sus relaciones debían reflejar el pacto de
lo que habían hecho con el Señor.
Si crees que Dios te ha invitado a tomar herencia en estas tierras
prometidas, tienes que hacer este pacto con Él. Si queremos ser usados
por Dios, no podemos hacerlo sin tener esa marca, una marca que
produce dolor al principio, pero que es para algo mayor.
No nos acostumbremos a nuestro corazón engañoso; no nos demos la
licencia para naturalizar las cosas que no son naturales. Aprendamos a
circuncidar estas cosas en nuestro carácter, obediencia y relaciones.
Revisemos nuestro corazón, ¿cómo está ésta área de la circuncisión
donde nadie te ve? No te olvides de la circuncisión en el corazón, de
hablarle a la rebeldía y terquedad, a la tentación de la incredulidad, a los
problemas de juicio y crítica y de hablarle a tu capacidad de abrirle paso
en tu vida a relaciones profundas que te edifiquen
para que entres en
todo lo que Dios te ha llamado.