Newsletter subscribe

Biblioteca, Devocionales, Recursos

Matando al Saúl de nuestras vidas

Posted: abril 27, 2016 a las 10:12 pm   /   by   /   comments (0)

José María Liste

2 Samuel 9 – Mefiboset

David y Jonatán prometieron cuidarse el uno al otro e hicieron un pacto. Es importante cuidarnos unos a otros.

Un pacto tiene un carácter incorruptible.

Jeremías 31:34

Dios es un dios de pactos y quiere activar ese pacto contigo. Quiero hablar de ese pacto que esta ahi pero no esta activado, esta en stand by, como Mefiboset (su nombre significa “el que esparce la vergüenza”).

Su nombre en realidad era Merib-Baal “el que se opone a Baal” (y una caída lo dejo lisiado).

Dios nos llama de una forma sobrenatural y recuerda los pactos que hicimos. Cuando estamos lisiados no podemos caminar bien, es difícil, pero hay un sitio que se llama Lodebar que tiene un significado interesante: el lugar sin pasto, sin frutos, tierra árida, desértica. Ahí habitan los Mefiboset de la tierra cuando están lisiados.

Hoy el rey te está llamado, recuerda las promesas que te hizo.

David lo mandó a llamar por el pacto que hizo con Jonatán. Apocalipsis dice que él toca nuestra puerta y llama y cenará con nosotros.

Tenés que ir así como estás y no esperar que se te vaya la cojera, tal como sos porque el te ama y honra el pacto que hizo contigo, hay una herencia que tenemos que reclamar, y a veces está esperando que la reclamemos.

No te olvides de tu herencia.

Fue necesario que Saúl muriese para que el rey se acordara y tuviera misericordia.

¿Qué parte de Saúl tiene que morir adentro tuyo? ¿Qué cosas son esos pequeños Saúles que no dejan que ese pacto se active, que no nos dejan sentarnos en la mesa del rey?

1- Miedo. Muy evidente en Saúl. 1 Samuel 10:21-22

Le tenemos que pedir a Dios que nos ayude a identificar que miedos tenemos, a veces tenemos miedo al futuro y el miedo nos paraliza.

Juan 14:27 la paz os dejo… no tengas miedo.

El miedo te hace perder la visión de las cosas como Dios las ve, empezás a ver las cosas de una manera turbia y todo es confuso y no sabes para donde ir.

2- Desobediencia. 1 Samuel 13:6-14 el rey tenía miedo entonces todo el pueblo sintió miedo y eso lo llevó a desobedecer.

Por temor tomamos decisiones equivocadas y caemos en desobediencia. Es difícil para nosotros obedecer. Tenemos que ser honestos. Estas cosas nos alejan de Dios.

La gente tiene que pagar las consecuencias de su desobediencia.

3- Incredulidad. 1 Samuel 15: 3 Saúl hace a la desobediencia parte de su carácter y eso lo lleva a no creer.

El rey está llamando esta noche. Dios recuerda el pacto que hizo con vos. Él te ayudará a vencer el miedo, la desobediencia y la incredulidad. Podés vencer el miedo al recordar los pactos que Dios hizo con vos.

Deja que el Rey venga y restituya tu vida. Mayor es el que está en mí que el que está en el mundo. Estas son las promesas que tenemos que repetir una y otra vez y otra vez. Este es un tiempo para revivir los pactos que ha dado Dios. Debés renunciar al miedo y la desobediencia. A menudo somos un pueblo rebelde. Pero la única manera de vencer el miedo es renunciar a él. A veces somos tan autosuficientes que no pedimos consejo.

Cuando uno compra un auto, uno compra el auto entero y no sólo partes. A veces es difícil para nosotros aceptar lo que otros nos dicen. Esto produce rebelión y eso nos lleva a la incredulidad. La incredulidad es como un virus que crece de modo que un día no creemos en nada.

Necesitamos creer y renovar el pacto que Dios hizo con nosotros.

Cuando uno se sienta a la mesa del Rey, todos son iguales. A veces tenemos que entender que esta mesa cubre nuestros defectos, las cosas que nos faltan, nuestra debilidad. Dios te está llamando a renovar este pacto. Dios te dio una promesa. Y Dios cumple sus promesas en su tiempo.

Cuando uno mira hacia atrás, tiene que ver dónde estaba y luego ver hasta qué punto Dios te trajo. El tiempo de Dios no es el nuestro y sus caminos no son nuestros caminos. Tenemos que poner las cosas bajo el orden de Dios. A veces nos comparamos pero tenemos que someternos a su orden

Tené cuidado con los llamados cliché. Nuestro llamado tiene que ser a las naciones del mundo, no solo un país. Dios tiene un pacto que tiene que ser activado.