Newsletter subscribe

Biblioteca, Devocionales, Recursos

Dando a conocer a Dios a través del nuevo nacimiento

Posted: julio 31, 2015 a las 2:12 pm   /   by   /   comments (0)

 Hugo Paulini

Dios mueve las naciones y cambia sus circunstancias siempre con el mismo objetivo…que todos le conozcan.

Nada de lo que ocurre en el planeta tierra se escapa del propósito de Dios; a Él le interesa todo lo que pasa y tiene todo bajo su control.
Lo único que Dios no puede controlar es el corazón del ser humano pues nos hizo libres para elegir.

Dios no duerme la siesta…Él prepara todas las cosas para el bien de los que le aman y siempre nos da la mejor opción para que le conozcamos. ¿Cuál es el regalo más grande que Dios tiene para la raza humana?  La vida eterna.

Desde el punto de vista de Dios, lo que más le interesa es la vida eterna y Él te quiere usar para salvar a otros.
Si Dios tiene que elegir entre tusituación de salud y la salvación de otros ¿que va a elegir? 
Si Dios tiene que elegir entre tu sufrimiento, tu seguridad económica, tu trabajo o la salvación de otros, siempre se va a quedar con la salvación de los demás.  A Dios lo que le interesa es la eternidad y para eso necesitan conocer a Jesús.

Romanos 10:13-14
¿Por qué parece una locura tan grande que Dios te pida que ya que tienes tu salvación eterna te muevas para ir a presentar esa salvación a otros? 
Porque las cosas más importantes para la gente hoy día es la salud, el dinero y el amor. Mientras estemos sumergidos en esas tres cosas, ¿quién quiere dejarlo para ir a predicarle a un chino?
El principal objetivo de Dios es que todos le conozcan.

Juan 17:3
Para que la gente conozca a Jesús hay que hablar; pero,¿quiénes pueden hablar? Los que ya le conocen.
Tenés la opción de decir sí lo dejo todo o no, no me voy porque me costó mucho llegar hasta donde estoy.

Juan 13:18Deuteronomio 10:17-19


Hechos 1:8 Dios nos da poder para hacer conocido el nombre de Jesús,  pero usamos ese poder para sentirnos bien. El cristianismo no se trata de mi bienestar, se trata de la alegría del corazón de Dios.
Ya somos salvos, tenemos vida eterna y ahora nos necesita para que otros conozcan a Jesús.